viernes, 18 de mayo de 2012

"MARÍA ASSUMPTA"

Bergantín MARIA ASSUMPTA

En un tiempo, asiduo al puerto de Camposancos.
Bella estampa del "Maria Assumpta"

Larguísima historia la de este barco que empezó su vida como velero, concretamente como polacra-goleta.
El 15 de Octubre de 1.858 se formaliza el contrato para la construcción de la polacra-goleta “ María Asunta”, en Badalona. Construcción que lleva a cabo el maestro de azuela Sr. Nicolás Pica i Vila, conocido como “Nicolanon”. El primer nombre que figuró en la popa fue precisamente el de “María Asunta” así escrito.
El precio era de 65.000 pesetas.(Unos 390 Euros)
El propietario y a la vez primer capitán fue el Sr. Isidro Isert y Millet, de Masnou, tal y como consta en la Real Patente de Navegación que se le otorga en su primer viaje de Barcelona a Buenos Aires y cualquier otro lugar de América y en la que se recuerda la prohibición de traficar con negros y la de hacer contrabando.
El “María Asunta” matrícula de Masnou, tenía una eslora de 29,8 metros, 7,6 de manga, 3,2 de puntal, un TRB de 127 TM y un desplazamiento (peso total a plena carga) de 250 Tm.
En su primer viaje carga barriles de vino, almendras y avellanas, Tejidos y cerámica, productos todos ellos catalanes.

A toda vela


Con el paso de los años,va cambiando varias veces de nombre y de propietarios, de forma que en 1.878 ya figura con el nombre de “María Assumpta” y registrado en Barcelona.
Desde 1.898 hasta el 1.913, aparece con registro de Villagarcía y es propiedad de armadores de la zona manteniendo el mismo nombre.
Hizo durante este tiempo la ruta del Caribe, llevando conservas y sal y retornando con maderas tropicales.
Durante estos años ya se registran numerosas entradas y salidas en Camposancos.
En 1.918, pasa a tener registro de Vigo y su armador es la compañía Candeira. Es en esta época cuando visita con mas asiduidad el puerto de Camposancos donde carga madera los aserraderos que la propia compañía Candeira poseia en las orillas del Río Miño, para los puertos de Levante, de donde regresaba con sal.  
En 1.927 lo mandaba el Capitán José Lustres de rancia estirpe marinera originaria de Santa Eugenia de Ribeira (Hijo del capitán Augusto Lustres que estuvo al mando del Constantino Candeira, donde realizaba sus prácticas como agregado el poeta Manuel Antonio).
De proa

Ya en plena época del vapor, aún teniendo participación en buques de propulsión mecánica, Candeira seguía como uno de los últimos armadores fieles a la vela.
En 1.926, aparece registrado en Ibiza y con el nombre de “Pepita”. Como tal siguió visitando el puerto de Camposancos, tal y como puede apreciarse en el registro de entradas y salidas de buques.
En el año 1.932, pasa a manos de José Pineda Puget y continúa con el mismo nombre, pero registrado en Palma de Mallorca y como pailebote con un motor de 160 HP.
En 1.949 vuelve a cambiar de nombre, siendo ahora el “Ciudad de Inca” y su propietario Magin Marquez Fiol de Palma de Mallorca.
A lo largo de su vida, su aparejo ha ido adaptándose a las circunstancias.
Desde 1.956 hasta 1.982 pertenece a la compañía Española de Transportes con sede en Ibiza. En esta época navega solamente a motor.
 
El “María Assumpta”, en todo este tiempo se vio envuelto en algún que otro episodio con tintes trágicos. En 1.958, el 25 de agosto, año de su centenario, fue dado erróneamente por desaparecido, y también un 25 de agosto, pero de 1.968, el marinero Antonio Pou Fiol mata de una puñalada a su compañero Lorenzo Cárdenas durante una disputa a bordo.
A pesar de la superstición marinera de que una muerte a bordo acarreaba “mala suerte” al barco, éste siguió navegando y transportando las cargas que otros desechaban, por los puertos del Mediterráneo Español, para terminar como almacén de aceites usados en el puerto de Málaga, donde su armador esperaba vender los motores y quemar el casco de madera en alta mar.
Este triste destino, a pesar de la superstición, no se iba a cumplir.
En el año 1.981, dos socios de la China Clippers Sociéty, los Srs. Marc Lichtfield y Robin Cecil -Wright, compraron el lote completo, motores y barco, por el precio de los primeros y al conocer todo su historial pensaron que valía la pena restaurar un velero 11 años mas antiguo que el famoso clipper del té “Cutty Sark”.


En Francia


Una vez liberado de toda la basura acumulada a bordo, el barco es trasladado a Barbate (Cádiz) donde durante mas de año y medio es sometido a una fuerte reparación, en la que se sustituye una gran parte de su maderamen, a la vez que se vuelven a colocar mástiles y se convierte nuevamente en bergantín, tal y como nació en 1.856.
En Junio de 1.982 vuelve a navegar a vela, con un excelente comportamiento, desde España a Inglaterra, aún con el nombre de “Ciudad de Inca” en su popa.
A partir de ahí, este hermoso buque sirve de marco a toda clase de actos sociales y culturales en Londres, además de servir de plató para numerosas películas, (El señor de Ballantrae, El viaje de Charles Darwin, Drácula, Robinsón Crusoe y un largo etc.)
También realiza viajes promocionales y de prácticas para adictos a la vela, a la vez que participa en regatas de este tipo de embarcaciones. Realiza varias travesías del Atlántico y en una de ellas, en 1.986, coincidiendo con su 130 aniversario, vuelve a recuperar su nombre de “María Assumpta”.


Carta de la costa de Padtow

De todas formas, un trágico final aguardaba a este hermoso velero, quizá el cumplimiento de la maldición por haber sido testigo de un crimen según la superstición marinera.
El día 30 de mayo de 1.995, a eso de las 4 de la tarde, navegando a vela desde el puerto de Swansea al de Pastdow, en la bahía de Bristol, SW de Inglaterra, y bordeando la costa norte de Cornualles

Lugar del naufragio

Ya cerca de la entrada de Patsdow, muy cerca de la costa para disfrutar de las vistas, el capitán y propietario Mark Litchfield, se percata de que el viento moderado no es suficiente para vencer las fuertes corrientes que le arrastran hacia la costa. En vista de ello ordena el arranque del motor, pero un fallo en los filtros del combustible hace que éste se pare y en pocos minutos el “María Assumpta” encalla en las rocas, y empieza a hundirse. El capitán lanza un Mayday, pero deben abandonar el barco de inmediato, unos saltando al agua y otros agarrándose directamente a las rocas.

Restos del Maria Assumpta

De los 14 miembros de la tripulación, seis consiguieron salvarse llegando por sus propios medios a tierra, mientras otros cinco fueron rescatados por un pesquero que se encontraba trabajando cerca. Fallecen tres tripulantes, dos mujeres y el maquinista.

Rescate

Numeroso público que se había congregado en la orilla para contemplar el hermoso espectáculo del airoso velero con todas sus velas desplegadas fue testigo de la tragedia.
El capitán, fue juzgado y condenado a 18 meses de cárcel, por homicidio imprudente, al navegar tan cerca de la costa a sabiendas de que el combustible estaba contaminado y los filtros podrían obstruirse.
Placa memorial
El caso se toma como ejemplo de negligencia en la enseñanza del derecho marítimo.

Fuentes 
Revista SIRGA de la asociación del Museo marítimo de Barcelona
Os pailebotes no comercio marítimo de cabotaxe na galicia de hai cen anos.- Pereira
Veleros Torrevejenses
Revista Yate.-Trágico final del Maria Assumpta
Vida marítima


Ignacio Sáa
Mayo 2012




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada